¡Buenos días, amigxs! ¿Habéis intentado alguna vez poner en marcha un hábito de manera totalmente consciente? Todos tenemos hábitos que creamos de manera más o menos consciente (lavarnos los dientes después de cada comida, recoger la cocina después de la cena…) y también hábitos que creamos de manera inconsciente (mirar el móvil cuando estamos haciendo cola en el médico, ir a la cocina cada vez que nos saturamos del trabajo o la tarea que estemos haciendo en ese momento…), pero cuando se trata de crear hábitos de manera totalmente consciente, hábitos nuevos que queremos incorporar a nuestras rutinas diarias, resulta mucho más complicado. Vaya por delante que eso que se dice de que un hábito tarda 21 días en fijarse no es del todo cierto. Un hábito tarda en fijarse lo que la persona que lo está implementando tarda en realizarlo de manera inconsciente, sin necesidad de pensar que tiene que hacerlo, y eso, amigxs, está muy vinculado a la persona que lo realiza, a sus ritmos, a su voluntad, a su capacidad de ser perseverante y constante… Y cada persona es un mundo.

En este vídeo, Lucía (experta en hábitos, tiene un libro muy interesante relacionado con esto que se acaba de publicar, os dejaré el link al final del post), nos explica la manera de ir introduciendo un hábito por mes. Sin prisa, pero sin pausa. De esta forma, al finalizar el año, tendríamos doce hábitos nuevos incorporados a nuestra vida sin demasiado drama.

Para mí, integrar hábitos resulta difícil. No es imposible y soy mucho más capaz de lo que creía (ya os he comentado alguna vez que ese diálogo interno que tenemos con nosotrxs mismxs en el que nos decimos muchas más cosas feas que bonitas y del que no somos plenamente conscientes, influye mucho en la visión que tenemos de nuestra persona y eso a su vez influye en cómo realizamos las tareas o en cómo no las realizamos), de eso me di cuenta durante el confinamiento, así que ahora estoy mucho más abierta a incorporar hábitos a mi vida que son beneficiosos para mí. Pero, como no me resulta fácil, siempre estoy investigando maneras de hacerlo todo mucho más llevadero y lo menos traumático posible.

Como de lo que se trata es de ir haciéndolo poco a poco e ir incorporando un hábito al mes, lo más sencillo sería que los fueseis incorporando en el orden en el que queréis realizarlos. Por ejemplo, el primer mes incorporo los quince minutos de yoga que quiero hacer al día porque eso quiero hacerlo nada más levantarme. El segundo mes incorporo salir a caminar porque eso quiero hacerlo después de volver del trabajo (después del yoga está la rutina matinal y luego me voy a trabajar así que no puede haber paseo hasta que no vuelvo del trabajo) etc. Solo hay que reajustar nuestro horario para integrar los nuevos hábitos de la manera más natural posible.

En fin, espero haberos ofrecido un poco de luz sobre el tema “hábitos” y que, si queréis incorporar alguno nuevo, este post os haya servido para que os resulte cómodo hacerlo.

Si pincháis aquí  accederéis al libro de Lucía «Rituales de hábitos».

Si pincháis aquí podréis ver cómo calibrar hábitos a través del efecto dominó gracias a Daniky. Estos más enfocados a crear rutinas. (Por cierto, el vídeo sobre el TRABAJO PROFUNDO es muy interesante)

¡Nos vemos!